La Llegada

original

El festival de cine de San Sebastián ha acogido con una calurosa ovación (la única en todo el festival) la última cinta del director en racha permanente Dennis Villeneuve.

La Llegada, ha sido la penúltima película que se ha podido exhibir en el festival y era con clara diferencia uno de los títulos más esperados por todos, pues presenta el primer contacto con la ciencia ficción de Villeneuve antes de emergerse en la esperadísima secuela de Blade Runner, un reto profesional que ha salvado con notable nota y un dominio espectacularmente sensorial.

Villeneuve usa como excusa la llegada extraterrestre a nuestro planeta para abordar temas tan universales como la perdida, la superación y la fatalidad en unos días en los que todo el planeta está pendiente de algo a lo que temer, sin querer darse cuenta de que la respuesta a muchos de nuestros problemas y preguntas más inquisitivas está delante de nuestros ojos.  La Llegada, es una propuesta inteligente y adulta que presenta una premisa sencilla pero maravillosamente adulta y emocionalmente  bien construida, con una base cerebral y sesuda que se le aleja del acostumbrado planteamiento Nolaniano de la ciencia ficción, para acercarse mucho más a la belleza y la complejidad emocional de directores como Terrence Mallick o incluso algún vestigio del gran Stanley Kubrick, que al igual que La Llegada se alejan del cine claramente comercial, pese a valerse de los mismos adelantos y herramientas  visuales.

Es imposible entender y abordar la inmensa y preciosa complejidad del film sin su protagonista, una Amy Adams, que interpreta a una lingüista escogida para realizar el contacto con los extraterrestres, en medio de su propio huracán emocional que la llevará a plantearse aspectos tan primarios y universales como su propia existencia emocional. Una interpretación abordada con una preciosa y quebradiza fragilidad, que parece ser más poderosa e inmensa cuanto más se acerca al momento de su extinción, lo que la convierte posiblemente en el máximo valedor de una película que sustentada totalmente sobre sus delicados hombros. Unos hombros que sirven como hilo conductor para llegar al espectador y arrasar con sus emociones de camino a un revelador y memorable desenlace, que pese a poder resultar algo edulcorado, se presenta como la última pieza de un puzzle que encaja a la perfección, dando como resultado un complejo y hermoso  poema lleno de elementos inolvidables, que convierten al film en el trabajo más laborioso y cuidado del celebre director canadiense.

Es muy probable que de produzca una decepción por parte del gran publico que acuda a ver la película y que eche en falta escenas de acción frenética y estampas de destrucción de ciudades y monumentos reconocibles, pero es ahí donde la cinta muestra su mayor y mejor signo de diferenciación, pues resulta muy poderoso poder ver una película de ciencia ficción que aborde el tema de una llegada extraterrestre, sin tener la necesidad de mostrar esas devastadoras imágenes que ya estamos cansados de ver, para en su lugar arriesgar por mostrar algo mucho más profundo e intelectual y conseguir acertar de principio a fin, regalándonos una película única que marcara un antes y un después en como entender la ciencia ficción para siempre.

Escrito por Adrián Pulido

La Odisea

l-odyssee-des-cousteau

Si en Europa tenemos una industria similar a Hollywood es sin duda la francesa. Cuna de alguno de los más grandes cineastas de la historia, en Francia saben también la importancia de conseguir llevar al público a las salas. No es de extrañar entonces que, si al otro lado del atlántico la moda del biopic de personajes relevantes del Siglo XX está a la orden del día, en Francia en los últimos años nos hayan llevado a las pantallas las vidas de Auguste Renoir, Edith Piaf, Yves-Saint Laurent, o como pasará próximamente la cantante Dalida. La Odisea, que cierra la 64ª edición del Festival de San Sebastián, lleva a las pantallas la vida del famoso oceanógrafo Jacques-Yves Cousteau.

La Odisea es lo que podemos llamar un biopic light, hecho con el piloto automático, parece más una dramatización sobre los principales hitos en la vida de Cousteau que una reflexión acerca de una figura que además fue bastante polémica, aunque la película siempre pase de puntillas por estos puntos. Jérôme Salle muestra un fuerte poderío visual, especialmente en las bellas escenas rodadas debajo del mar, pero La odisea es una de esas películas tan correctas, como absolutamente simplistas que aunque nunca llegue a ser aburrida, se acaba haciendo eterna durante sus dos largas horas. Posiblemente será el éxito del año en Francia.

Mi palmarés

Concha de Oro a la Mejor película: La reconquista
Premio especial del jurado: Nocturama
Mejor dirección: William Oldroyd por Lady Macbeth y Bertrand Bonello por Nocturama
Mejor actriz: El reparto de Orpheline
Mejor actor: Roberto Álamo por Que Dios nos perdone
Mejor fotografía: El hombre de las mil caras
Mejor guión: La reconquista

Top 5 de Sección Oficial

  1. La reconquista
  2. Nocturama
  3. Orpheline
  4. Que Dios nos perdone
  5. Lady Macbeth

Escrito por Juanma de Miguel

Ikari

img_23257

Ikari (Rage), última película de japonés Lee Sang-il, es un drama coral con tintes de thriller que explora las consecuencias que tiene un doble asesinato en varios personajes, que verán mermada su confianza a la hora de tratar con extraños.

Acertando de pleno al construir una atmósfera desasosegante y desoladora, Ikari tropieza a la hora de desarrollar la trama a través de un guion que termina por redundar en su leitmotiv, con alguna trama que aporta poco o nada al conjunto y que no hace más que engrosar un metraje cuya duración acaba pecando de excesiva. Sin ser un film desdeñable, desde luego sí que es una película a todas luces irregular que, por un lado trata temas muy interesantes con algunos personajes con mucha fuerza, pero por otro no termina de encontrar el equilibrio narrativo entre todas sus historias, dejándose llevar por una ambición que acaba enterrando al film en un clímax demasiado largo.

Ikari pretende, a través de todas sus historias, pretende ser varias películas en una sola, intentando componer un contrastado y rico abanico sobre las consecuencias que puede tener un crimen ajeno en la vida propia de diferentes personas que no tienen nada que ver entre sí. Sin embargo, el resultado es claramente desigual, donde alguna de las historias funciona con mucha solvencia mientras otras –la de la pareja gay, principalmente- parecen tener como único propósito confundir al espectador de cara al final.

Mi palmarés

Concha de oro a la Mejor película: Que Dios nos perdone

Premio del jurado: El hombre de las mil caras

Mejor director: Rodrigo Sorogoyen por Que Dios nos perdone

Mejor actor: Roberto Álamo por Que dios nos perdone

Mejor actriz: Florence Pugh por Lady Macbeth

Mejor guión: El hombre de las mil caras

Mejor fotografía: El invierno

Top 5 de la Sección oficial

1 Que Dios nos perdone

2 El hombre de las mil caras

Un monstruo viene a verme

4 Lady Macbeth

5 Yourself and yours

 

Escrito por Daniel Cruz