oscars actriz

Dicen que no hay grandes papeles para las actrices, pero si echamos un vistazo a las categorías interpretativas de este año vemos que la diferencia de nivel entre las extraordinarias interpretaciones femeninas que las actrices han brindado este año y las de los actores donde pocas ha habido que realmente destacasen. Al igual que el Oscar al Mejor actor, el de Mejor actriz también parece un premio casi cantado, pero ¿lo tiene ya Brie Larson ganado? Evaluemos a las nominadas.

Cate Blanchett por Carol

carol-cate-blanchett-01

Creo que pocas personas podrán discutir que Cate Blanchett es la Mejor actriz menor de 50 años del panorama actual. Esta es su sexta nominación y tiene dos Oscar en su haber, y es demasiado pronto para que Blanchett consiga su tercer premio. Aunque la australiana vuelve a dar un recital interpretativo a la altura de lo que nos tiene acostumbrados este año se encuentra con demasiados contras a la hora de acercarse a acariciar su tercer Oscar. Para empezar hace apenas dos años que ganó el Oscar por Blue Jasmine, aquella era un vehículo para su lucimiento y estaba espectacular, una actuación que está demasiado reciente en la mente de los votantes como para no compararlas y decidir que la de Blue Jasmine quizá no destaque tanto. Además, aunque sea de manera colateral se ha visto envuelta en la polémica de las categorías por la decisión tomada por los hermanos Weinstein de promocionarla a ella como actriz principal y a Rooney Mara como actriz secundaria, aunque Blanchett salga incluso menos tiempo en pantalla.

Blanchett está realmente espectacular, pero estamos hablando de una actriz que está espectacular en cualquier papel que realiza, por eso mismo le será fácil a los Oscar engrosar su número de nominaciones antes de permitirle alzarse con el tercer Oscar. Apenas tiene 45 años y mucha carrera por delante. Si Blanchett sigue así acabará convirtiéndose en una de las actrices más grandes de la historia.

Brie Larson por La habitación

larson.png.CROP.promo-xlarge2

Lo de Brie Larson recuerda, y mucho, a lo de Jennifer Lawrence. Niña mimada del cine indie, la actriz se quedó a las puertas de la nominación hace unos años por su espectacular papel en Las vidas de Grace. Ahora sí, a sus 26 años le llega su primera nominación al Oscar y todo apunta a que también será su primer Oscar, parece que Hollywood tiene claro cuál es la estrella de los próximos años, y como hiciera con Lawrence, pretende crearla con un Oscar bajo el brazo.

Larson fue demostrando su talento poco a poco en papeles secundarios en películas como Infiltrados en clase o Th espectacular now hasta que protagonizó Las vidas de Grace y nos dejó a todos con la boca abierta. La habitación es tan solo su segundo papel protagonista y ha protagonizado la que es una de las actuaciones más impactantes del año. Larson captura el terror y la deshumanización de esa mujer que tiene que luchar por amar y proteger a su hijo en un mundo reducido a apenas cuatro paredes. Larson va hasta el límite en un inolvidable papel por el que también debe mucho a un Jacob Tremblay con el que se entiende a la perfección y que también debería estar nominado. Veremos si como Lawrence, Larson consigue convertirse en la estrella que pretenden crear, de momento en su agenda ya tiene su primer blockbuster (Kong: Skull Island), pero lejos de centrarse en ello, también protagonizará los próximos proyectos de Destin Cretton (Las vidas de Grace) y Ben Wheatley (High Rise).

Jennifer Lawrence por Joy

jen-lawrence-joy-pic3

Cuarta nominación para Jennifer Lawrence que a sus 25 años parece seguir empeñada en ganar lo antes posible su segunda estatuilla, y con el ritmo que lleva no parece que vaya a tardar demasiado en lograrlo. Lawrence es la actriz del momento, está en boca de todos, protagonizando dos de las sagas más taquilleras de los últimos años (Los juegos del hambre y X-Men), convirtiéndose en la actriz mejor pagada, y estando en la alfombra roja todos los años y dejándose querer por un desparpajo del que ha hecho una seña de identidad. Sí, Jennifer Lawrence sabe muy bien todo lo que necesita para ser una estrella y lo está exprimiendo al máximo, y por si fuera poco tiene talento para dar y tomar… Parece tan perfecta que hasta se puede entender el odio que la profesan algunos.

Pero no, no es perfecta y a veces se equivoca como ha ocurrido este año con Joy, la nueva película de David O. Russell, al que le debe tres de sus nominaciones y también su Oscar, ha estado muy por debajo de lo esperado. Tras deslumbrar con sus tres anteriores trabajos, por los que consiguió 3 nominaciones a Mejor película y Mejor director y once nominaciones para sus actores, el camaleónico director ha fracasado estrepitosamente en una película que solo sirve como vehículo para el lucimiento de su protagonista. Algo que Lawrence aprovecha a la perfección en una interpretación mucho más contenida de lo habitual pero realmente brillante. El problema es que su personaje es un juguete descolocado y por mucho que Lawrence lo intente, su talento no es suficiente para que la película se sostenga. Si Lawrence ha conseguido la nominación este año ha sido sobre todo por su nombre, y es que la Academia sabe bien que pronto tendrá que volver a premiarla, así que lo mejor mientras tanto es seguir llenando su currículum de nominaciones.

Charlotte Rampling por 45 años

45_years_copyright_agatha_a._nitecka-0-2000-0-1125-crop

Charlotte Rampling no empezó a aparecer en la carrera por el Oscar hasta el final de la misma. Parece que de repente se dieron cuenta de que la portentosa actriz británica, que este año consiguió el Premio del Cine Europeo y el Oso de Oro a la mejor interpretación del Festival de Berlín, jamás había estado nominada al Oscar. Los académicos saben muy bien de las necesidades de este tipo de nominaciones, al gran público no le molestan demasiado y el hecho de ver a gente como Emmanuelle Riva o Rampling nominadas es algo que dota de valor y prestigio a los premios.

Para mí, la de Rampling es la mejor interpretación del año, pero incluso cuando vi la película en septiembre y ya se empezaba a sopesar la opción de que la actriz pudiera estar nominada al Oscar, pese a su ausencia en los Globos de Oro y en los SAG, veía realmente complicada la nominación de la actriz británica. Por suerte, los Oscar han tomado la buena decisión de nominar a uno de los más grandes iconos del cine europeo y también aprovechar para rendirle tributo. Pero no nos engañemos, en Hollywood a nadie le importa Rampling, por mucho que podamos disfrutar de esta nominación, no debemos de dejar de pensar que ese ya es el premio y que es prácticamente imposible que Rampling se alce con el Oscar.

Saoirse Ronan por Brooklyn

000b4a44-630

Otra actriz que pese a su extrema juventud (apenas tiene 21 años), los Oscar no son nada desconocido para ella, y es que con Brooklyn consigue su segunda nominación ocho años después de pisar la alfombra roja por primera vez. Ronan ha sobrevivido al estigma de hacerse estrella demasiado joven, y pese a algunas decisiones erráticas ha sabido estar presente en pequeños blockbusters como The Host mientras que seguía trabajando con directores de la talla de Wes Anderson. Desde que empezó la carrera la posición de Ronan ha descendido enormemente, desde el principio se presentó como la alternativa a la victoria de Larson, y hacía parecer que todo sería una emocionante lucha entre las dos, pero aunque Ronan sigue siendo la mejor posicionada en caso de que tuviera que darse alguna sorpresa, esta ya parece muy lejana de suceder.

El problema que se encuentra Saoirse es el hecho de que su perfil es exactamente el mismo que tiene Brie Larson, una actriz joven y respetada en busca del empujón definitivo para convertirse en estrella. Y aunque la joven intérprete se haya tirado tres meses recordando a todos cuál es su nombre y de paso ayudando a que aprendiesen a pronunciarlo (cosa que jamás haremos), no ha sido suficiente para adelantar a Larson. Lo cierto es que aunque Ronan realiza la que posiblemente la mejor actuación de su carrera, también es el papel menos destacable de los cinco nominados. El futuro de Ronan está en sus manos, y su interpretación en Brooklyn debería servirle para evitar tropiezos como Hanna y The Host, si consigue formar una carrera sólida tiene suficiente talento para volver a aparecer pronto por la alfombra roja de los Oscar.

Las olvidadas

olvidadasactriz

Podríamos destacar fácilmente las estupendas actuaciones de Carey Mulligan en Sufragistas y Lily Tomlin en Grandma, las dos están estupendas y durante gran tiempo de la carrera estuvieron metidas de lleno, pero lo cierto es que por bien que estén las dos, ninguna llega al nivel de las cinco nominadas. Pero como ya comentábamos al repasar las actuaciones de actrices de reparto hay dos actrices que deberían haber estado nominadas como mejor actriz principal: Rooney Mara y Alicia Vikander. Con ellas dos ocupando los puestos de Ronan y Lawrence estaríamos ante uno de los quintentos más espectaculares de la categoría en los últimos años. Aún así, no nos podemos quejar, al menos tampoco se han quedado sin su reconocimiento.