-copia-foto3jack-web-155af72126

No sé si es una sensación errónea o simplemente no he visto el sector de películas en las que la protagonista sea una chica y se centre en una infancia complicada. Mayormente se recurre a un perfil masculino y, por el contrario, cuando se quiere hablar de la adolescencia es más común encontrarse un papel femenino o, por lo menos, existen más películas en las que sean ellas las protagonistas.

Es fácil imaginar, después de esto, que la historia de Jack no se asemeja a la de un niño con una felicidad completa, sino; una vez más, se sujeta en el drama que se produce cuando te arrebatan la infancia y tienes que tomar unas responsabilidades mayores que no se corresponden con la edad. En este caso Jack es hijo de una madre despreocupada y hermano de un niño de seis años que todavía no puede valerse por sí mismo. Toda la acción toma importancia cuando se culpa a Jack de un pequeño accidente relacionado con su hermano Manuel; que desencadenará en el descubrimiento de la verdadera dureza que reside en la familia monoparental.

Edward Berger se asemeja en gran medida a la forma de narrar de los Dardenne, ya no sólo su narración guarda un gran parecido con los hermanos belgas; sino que la propia temática sigue el mismo estilo. La cámara acompaña al personaje desde cierta distancia pero siempre manteniendo la cercanía con la que quiere contarse la historia. Sigue esa sensibilidad propia del estilo de los Dardenne.

-copia-foto2jack-web-155af72125

Pero, por desgracia, todo aquello elogiable en Jack ya es algo que hemos visto millones de veces antes, y ligeramente superior. No sorprende la pretensión de mostrar un relato sincero, ni la infancia frustrada de Jack; la empatización con los personajes resulta bastante dificultosa cuando el guión se empeña tanto en enmarcar el sufrimiento y la responsabilidad del niño. Todo se debe a que la sutileza a la que nos tienen acostumbrados, por ejemplo, los Dardenne cuando tratan un tema de denuncia social, en Jack no está. Hace uso de un lenguaje hiperbólico que se resta aquello que podría tomar valor. El relato está tan obsesionado en transgredir a partir de un plano más emocional que perjudica su pretensión principal, desviándose en algunas subtramas que; en lugar de servir como refuerzo, señalan directamente a su carencia principal. El hecho de que no logre traspasar el terreno objetivo, a mí, me aísla totalmente.

Eso sí, aunque no consiga conectar con la película de Berger, hay cosas que son muy valorables e innegables juzgadas desde un sector más objetivo. Ambos actores principales  Ivo Pietzcker y Georg Arms se muestran cómodos en sus primeros pasos dentro de la gran pantalla, sobre todo el primero;  interpretando su papel protagonista con gran ambición y entrega. A pesar de los errores comunicativos, Berger también se abre espacio tras las cámaras; con la ayuda de una fotografía cuidada que ayuda al desarrollo de la trama.

En general es una película que formalmente no tiene nada que podamos reprocharle, así que todo se queda en manos del espectador y de cómo perciba el relato que se despliega en la pantalla. No deja de ser una puesta interesante de un director prometedor, aunque con pocos toques de originalidad.

2.5_estrellas

 

Ficha técnica:

Título original: Jack Director: Edward Berger Música: Christoph M. Kaiser, Julian Maas Fotografía: Jens Harant Reparto: Ivo Pietzcker, Georg Arms, Luise Heyer, Nele Mueller-Stöfen Distribuidora: Karma Films Fecha de estreno: 02/10/2015