Aranda

El realizador barcelonés Vicente Aranda ha muerto a los 88 años según ha informado la Academia de las Artes y las Ciencias Cinemátográficas a través de su cuenta de Twitter.

Aranda nació el 9 de noviembre de 1926 en la Ciudad Condal, ligado a la Escuela de Barcelona, debutó en el cine dirigiendo junto a Román Gubern Brillante Porvernir en 1964. Un año después en 1965 dirigió Fata Morgana, una de las obras más representativas de esta corriente.

Durante sus primeros años dirigió obras de la importancia de La novia ensangrentada, Cambio de sexo, una de las primeras obras españolas en tratar el tema de la transexualidad, La muchacha de las bragas de Oro, adaptación de la obra de Juan Marsé o Asesinato en el Comité Contral de Manuel Vázquez Montalbán.

En los ochenta, en pleno aúge del cine quinqui, dirigió las dos entregas de El lute, películas que fueron un gran éxito de taquilla y que sirvieron para lanzarle definitivamente a la fama tanto a él, como a su protagonista Imanol Arias.

En 1991 filmó Amantes, probablemente la mejor película de su filmografía, un tórrido relato basado en un crimen real ocurrido en los años 50 protagonizada por Victoria Abril, que consiguió el premio a la Mejor actriz en el Festival Berlín, Jorge Sanz y Maribel Verdú. Por esta película Aranda se alzó con su único Goya a la Mejor dirección y logró también el de Mejor película.

Antes de esto, Aranda ya estuvo nominado a la Mejor dirección por El lute (camina o revienta), Si te dicen que caí, y repetiría por Intruso, La pasión turca y Juana la Loca, posiblemente su último gran éxito tanto de crítica como de público.

También director de películas como Celos, Libertarias o Carmen, los últimos trabajos de Vicente Aranda pasaron por los cines sin pena ni gloria, sin lograr la llamada ni de los críticos, ni del público. Tirante el blanco, Canciones de amor en el Lolita’s Club y Luna caliente, su última película, dejaban claro el declive artístico en el que se había enrolado Aranda durante el último tramo de una carrera que siempre anduvo al galope y con bastante acierto entre películas de temática erótica y criminal.

Con la muerte de Aranda, se va también uno de los realizadores más importantes e imprescindibles del cine español de las últimas décadas.