DSC_6206

A los pocos minutos de empezar a ver Redirected, película lituana coproducida con el Reino Unido,  se va apoderando de un servidor cierta sensación de déjà vu, sensación que conforme avanza el metraje no hace sino consolidarse hasta convertirse en una certeza: su director, el lituano Emilis Velyvis, ama a Guy Ritchie con fervor. No hablo de amor platónico o físico, claro, ni siquiera de ese amor entre buenos amigos, ya que desconozco siquiera si se conocen en persona, hablo de un amor incondicional per el cine de Guy Ritchie.

Rememoremos un poco la sinopsis: Cuatro amigos ingleses con mucha afición por lo ajeno dan un golpe contra un mafioso y huyen en avión con el cuantioso botín, aunque el vuelo sufre un percance inesperado y acaban tirados en Lituania, donde tendrán que lidiar con toda la fauna criminal y la corrupción local además de con el mafioso inglés que les pisa los talones.

9

Unos criminales ingleses de medio pelo y tirando a inútiles, mafiosos singulares, persecuciones, acción a raudales, mucho humor negro y casualidades imposibles que llevan a las situaciones más absurdas… Parece que podríamos estar hablando de Snatch. Cerdos y diamantes (2000) (por cierto, aquí también aparecen cerdos), de RocknRolla (2008) o de Revolver (2005), aunque la dirección de Velyvis, bastante más sobria visualmente y en montaje, y el presupuesto remiten más hacia el primer largo de Ritchie, Lock, Stock and Two Smoking Barrels (1998), donde el director inglés aún no había desarrollado tanto su manierismo visual tendente al videoclip de posteriores obras; e incluso se permite contar con el incombustible Vinnie Jones interpretando al mafioso inglés, un tipo de papel para el que parece haber nacido y que, recordemos, justamente, fue Ritchie quién le ofreció su primer papel como actor al rudo exfutbolista inglés en Lock & Stock, y con el que repitió en Snatch.

Tampoco es que sea una trama nueva para Emilis Velvys, similares temas, tono e incluso actores trató en sus anteriores Zero (2006) y Zero 2 (2010), donde ya se apreciaba esa admiración por la obra de Ritchie, solo le faltaba incorporar los ingredientes británicos en forma de actores con presencia y algunas localizaciones a su cocina lituana para culminar ese plato que parece una declaración de amor. Aunque, para ser justos, no todo remite a Guy Ritchie en esta película: algo hay también del Danny Boyle más inicial (del que también bebía Guy), de su ácido humor negro y gamberro en Tumba Abierta (1994), Trainspotting (1996) o incluso en su más fallida Una historia diferente (1997); asimismo, la estructura episódica y las historias entrecruzadas de la película parece beber de la Pulp Fiction de Tarantino (1994), pero sin alcanzar la entidad y brillantez de aquella y quedándose aquí en un recurso narrativo más; e, igualmente, cuando uno ve algunas escenas de peleas multitudinarias, nota cierto regusto añejo a las locas peleas con hostias a mano abierta de las entrañables películas de la niñez del dúo Terence Hill y Bud Spencer.

_MG_6189

Quizá, lo más original que nos muestre Redirected sea su choque de culturas mezclando mafiosos de ambos países aunque, siendo honestos, ese proceso de meter sicarios en un entorno y paisaje desconocido para ellos y usar su extrañamiento como recurso cómico ya nos lo contaron en Escondidos en Brujas, de Martin McDonagh (2008), aunque realmente Velyvis logra que Lituania nos parezca un lugar mucho más jugoso, salvaje y loco donde jugar al choque de culturas criminales. El país que nos muestra a través de su sarcasmo es espeluznante, tanto en sus entornos urbanos como rurales, donde la corrupción y el crimen no es que estén extendidos a todas las instituciones, sino que ya es un modo de vida totalmente interiorizado por su población, una jungla que incluso deja estupefactos a los duros criminales británicos. El director lituano juega bien sus cartas y mezcla con sabiduría esta mezcla cultural para ofrecernos un entretenimiento dignísimo, con tramas enrevesadas narradas con nervio que conducen a situaciones hilarantes de puro absurdo y donde uno no sabe que más se va a sacar de la manga el director. Quizá, al final, a estas alturas lo que cuente no es ser original, sino saber mezclar con gracia los condimentos; pero es de desear que Emilis Valyvis consiga desarrollar en próximos proyectos un estilo más personal que lo haga brillar con luz propia, ya que talento no parece faltarle.

En definitiva, Redirected resulta ser una gamberrada divertidísima que jamás se toma en serio a sí misma y que, pese a su falta de personalidad, consigue hacer pasar un par de horas de lo más entretenido y, además, poder tachar Lituania de nuestra lista de posibles lugares donde ir alguna vez de vacaciones. No es poca cosa.

3.5_estrellas

Ficha técnica:

Título original: Redirected Director: Emilis Velyvis Guión: Jonas Banys, Emilis Velyvis Música: Paulius Kilbauskas, Domas Strupinskas Fotografía: Feliksas Abrukauskas Reparto: Vinnie Jones, Scot Williams, Gil Darnell, Oliver Jackson, Anthony Strachan, Andrius Ziurauskas, Vytautas Sapranauskas, Artur Smolyaninov Distribuidora: Alimpro Fecha de estreno: 23/01/2015