THIS IS WHERE I LEAVE YOU

No sé muy bien en que pensaban los ejecutivos de Hollywood cuando contrataron a Shawn Levy para filmar una película como Ahí os quedáis. No quiero lanzar piedras contra Levy de manera indiscriminada, es un tipo cumplidor, capaz de entregar películas tan entretenidas como Noche en el museo o Acero puro, pero el material de la novela de Jonathan Trooper, que el mismo escritor se encarga de adaptar, no es material para un director como Levy. O quizá sí, y ésta hubiera supuesto un punto y aparte en su filmografía demostrando ciertos talentos que no habíamos visto a la fecha, pero no, definitivamente después de verla uno se da cuenta de que la elección de su director es la primera de las catástrofes que arrastran a la película hacia un abismo del que es incapaz de salir. Ahí os quedáis cuenta la historia de una familia disfuncional, que por motivo de la muerte del patriarca, se vuelven a reunir durante una semana, casi en contra de su propia voluntad. Bien, la trama no suena demasiado novedosa, y definitivamente no lo es. Pero lo que es peor, no es que lo que cuente Ahí os quedáis lo hayamos visto en películas como Reencuentro o la reciente Agosto. Sino que además se presenta incapaz de introducir nada que la haga una película a tener en cuenta.

Desconozco la novela original de Jonathan Trooper, desconozco si realmente los problemas que muestra al adaptarla al cine residían ya en el texto original, o si por el contrario estamos ante un problema de Manolete, si no sabes torear, para que te metes. En la película nos encontramos con personajes pesimamente trazados, sin mayor atisbo de personalidad que una inmadurez excesivamente obvia, y un montón de problemas que se van dejando caer por la película, casi de manera aleatoria, para tratar de dar mayor consistencia al variopinto currículum de personajes. Esto se evidencia especialmente en los personajes femeninos, desde la matriarca a la que da vida Jane Fonda, a esa terapeuta interpretada por Connie Britton. Todos parecen meras comparsas para dotar de un falso fondo, a una película que pretende camuflar que realmente es poco más que una película romántica, acerca de un hombre que está acabando su matrimonio, y necesita abrir una nueva puerta.

IMG_8783.dng

Y aunque también tiene mucha culpa su endeble guión, lo cierto es que tampoco su realizador parece dar nunca con la tecla adecuada de cuál es el tono con el que quiere narrar la historia. Vestida con un velo de una comedia negra (que en ningún momento es, más allá del mero macguffin que es la muerte de ese padre omnipresente), nunca sabemos qué dirección quiere tomar. Por momentos parece que estamos ante una comedia, y es cierto que tiene algún gag muy divertido, como el de la radio del bebé, pero es incapaz de encontrar la chispa. Otros, los más frecuentes, la película intenta convertirse en un drama, pero lo hace sin fuerza, sin garra, sin realmente ser capaz de trazar una línea dramática realmente consistente a través de la que andar, y metiendo poco más que un recopilatorio de los típicos problemas familiares de siempre, elevados al cubo, véase: la madre de dos hijos que se siente abandonada por culpa del trabajo de su marido, la pareja que sufre un verdadero drama por no poder tener hijos, la mujer embarazada que vive con miedo a perder un hijo después de haber sufrido un aborto, etcétera. Y sí, aunque trate de pintarse de humor negro, al final resulta una película llena de momentos emotivos, tan hinchados como obvios.

 ¿Y qué es Ahí os quedáis? Al final, entre tanto divagar de una orilla, lo que queda es sencillamente la sensación de que la película no es nada más que una pequeña colección de clichés tratando de dar forma a un todo.

this-is-where-i-leave-you-image-tina-fey-jason-bateman-corey-stoll-adam-driver

Pero hay un punto en el que la película que realmente la rescata, que evita que el desastre anunciado vaya aún más lejos, y éste es sin duda su asombroso reparto. Más allá del estupendo papel de secundarios de lujos como Jane Fonda, Corey Stoll, Rose Byrne, Kathryn Hahn ,Connie Britton o Timothy Olyphant, los que realmente dan forma a la película son sus tres películas. Tanto Jason Bateman, como Tina Fey, como Adam Driver, están realmente brillantes, alejados además de los roles cómicos que suelen tomar (especialmente los dos primeros), dan verdadera fuerza a sus personajes, haciéndoles incluso parecer mucho más interesantes de lo realmente insulsos que son. Tienen el difícil poder de hacerte creer que realmente existen en un mundo tan acartonado en el que difícilmente es creerte nada.

Quizá es lo que peor sienta de una película como Ahí os quedáis, la forma de la que desaprovecha el talento de un reparto verdaderamente excepcional, con una trama, que aunque poco novedosa, podía haber sido capaz de ofrecer algo más interesante de lo que hace. El talento se desaprovecha por completa, sí, pero seamos justos, también es lo que salva a la película de ser algo completamente infumable, porque si no fuera por el estupendo trabajo interpretativo, estaríamos ante una terrible catástrofe.

Ficha técnica:

Título original: This is where I leave you Director: Shawn Levy Guión: Jonathan Tropper Música: Michael Giacchino Fotografía: Terry Stacey Reparto: Jason Bateman, Tina Fey, Adam Driver, Rose Byrne, Corey Stoll, Kathryn Hahn, Connie Britton, Timothy Olyphant, Dax Shepard, Jane Fonda, Ben Schwartz, Carly Brooke Pearlstein, Debra Monk, Abiagil Spencer Distribuidora: Warner Fecha de estreno: 03/10/2014