casino_jack02

Algún día alguien tendría que dedicar un programa de investigación serio al fenómeno de la distribución cinematográfica en este país. Qué un film de 2010, sí, han leído bien: 2010, se estrene aquí en 2014, ya es algo que produce cierta estupefacción; pero si le añadimos el hecho de que encima su protagonista, Kevin Spacey, que no es precisamente lo que llamaríamos un actor revelación a estas alturas, fue nominado por este papel a un Globo de Oro (para muchos una antesala  y pronóstico de lo que depararán los Oscar) a Mejor actor de comedia, es que este es un caso para Iker Jiménez y Cuarto Milenio. Este estreno tan tardío por estos lares, sospecho que para intentar aprovechar el tirón del éxito de la serie House of Cards, protagonizada por Spacey, más que favorecer a la película, a mi entender la perjudica.

Ciertamente, en 2010 esta película se habría visto más fresca, más inteligente, más incisiva y aportadora de luz al puzzle del lado oscuro del “American Way of Life” y de sus recovecos oscuros de los pasillos del poder de lo que hoy en día se percibe. No hay que olvidar que la acción se ambienta en la Norteamérica post 11S, en plena era de Bush Jr. Basada en hechos reales, cuenta la historia del ascenso y caída de Jack Abramoff, hombre de negocios y súper lobbista de Washington, y cómo acabó siendo condenado, junto a otros, a prisión por corrupción masiva. El personaje y su historia daba para tanto que el mismo año de la película se estrenó un documental sobre él, Casino Jack and the United States of Money.

casino-jack-movie-image-kevin-spacey-jon-lovitz-01

La película cuenta con muchos puntos a favor: un guion sólido con una trama interesante, una puesta en escena eficaz, aunque quizá demasiado sobria, una hábil dirección por parte de Hickenlooper (acabó siendo su obra póstuma), un montaje con ritmo, casi frenético a veces, y unas buenas interpretaciones, destacando por encima de todas la de Spacey; pero algo le falla para que no pase de ser una película interesante, incluso buena en sus pasajes más inspirados, pero no sobresaliente. Y ese algo a mí entender es el tono: la película cuenta muchas cosas y muestra mucho sobre las vergüenzas del sistema y cómo influyen y manipulan los grupos de presión e interés en el funcionamiento de la democracia, pero no acaba de decidirse sobre cómo quiere hacerlo. Sobre el papel se trata de una comedia con tintes autobiográficos, y aunque es verdad que en no pocos momentos las situaciones llevan a la hilaridad, tampoco quiere renunciar a la denuncia solemne y dramática, y ese difícil equilibrio no se consigue aquí. No apuesta abiertamente por la sátira política como medio de denuncia, como la genial y mordaz In the loop (2009), tampoco por el exceso y la incorrección política feroz de El lobo de Wall Street (2013) y, finalmente, de igual modo no acaba de decidirse por la denuncia solemne y dramática ya mencionada de la serie House of Cards (2013). Quiere tocar todas las teclas, pero no se decide por ninguna, y ese quedarse en tierra de nadie le resta personalidad a un film que tenía mimbres para apuntar más alto.

casino-jack-movie-photo-01

Una consideración aparte la merece el papel de Kevin Spacey, auténtico pilar de la película. Realmente sobresaliente, su interpretación de Jack Abramoff podría verse casi como un prototipo de lo que sería su Frank Underwood de House of Cards: inteligente, megalómano, ambicioso, seductor, aunque aún demasiado impaciente, temerario e inmaduro. Tiene detalles de caracterización geniales como su gusto por citar e imitar escenas de películas famosas, dando a entender que para él todo es una gran película, una representación, una farsa, la farsa del sistema, donde él es la estrella protagonista. Incluso el monólogo que abre el film recuerda a los momentos en que Frank Underwood se dirige directamente a la cámara, al propio espectador, de hecho, para abofetearle en la cara con su cinismo. Por eso digo que el estreno del film posterior a la serie no lo favorece: es como ver un estadio anterior de un papel que en dicha serie ya ha refinado hasta la excelencia.

Es curioso comprobar en la carrera de Spacey cierta predilección por papeles y películas que retratan el lado más oscuro, hipócrita y cínico del sueño americano: Glengarry Glen Ross (1992), Dobles parejas (1992), Seven (1995), Sospechosos habituales (1995), Tiempo de matar (1996), L.A. Confidential (1997), Medianoche en el Jardín del Bien y del Mal (1997), Hurlyburly (1998), American Beauty (1999), El pez gordo (2000), su Lex Luthor de Superman Returns (2006), Margin Call (2011), Corrupción en el poder” (2010), House of Cards (2013)… Si creíais que Hugh Laurie y su Gregory House eran el cínico definitivo, pensáoslo mejor: en el fondo House era un buen tipo.

Ficha técnica:

Título original: Casino Jack Director: George Hickenlooper Guión: Norman Snider Música: Jonathan Goldsmith Fotografía: Adam Swica Reparto: Kevin Spacey, Barry Pepper, Kelly Preston, Rachelle Lefevre , Jon Lovitz, Eric Schweig, Maury Chaykin, Yannick Bisson Distribuidora: Paycom Multimedia Fecha de estreno: 20/06/2014