ilo-ilo

Al pensar que vamos a ver una película asiática sobre el estamento familiar podríamos creer que vamos a ver una obra cercana al cine de Yasujiro Ozu o Zhang Yimou, expertos en mostrar las venturas y desventuras típicas de familias clásicas orientales. Pero este no es el caso de Ilo Ilo, ópera prima del singapurense Anthony Chen, la cual se alzó con la prestigiosa Cámara de Oro en el Festival de Cannes de 2013. La película de Chen es un relato bastante más cercano a nuestra cultura de lo que pueda parecer, dado que tanto a nivel argumental como narrativo, la cinta llega a ser muy similar al cine occidental. Chen dirige, y dirige bien, de una manera ágil y convencional haciendo frente al estereotipo de que el cine asiático es demasiado pausado. Además, a pesar de que el film se desarrolla en la década de los 90, el hecho de que la película trate sobre una familia venida a menos en plena crisis económica nos resulta, lamentablemente, familiar.

Los Lim son una familia corriente de Singapur, no rica pero sí acomodada. El núcleo familiar lo forman Hwee Leng (la madre, embarazada), Teck (el padre) y Jiale (el hijo). Ante la falta de tiempo para ocuparse de las labores domésticas y del cuidado el travieso Jiale, los Lim deciden contratar a Teresa, una joven inmigrante filipina con la que el niño tendrá, en principio, sus discrepancias. Los problemas llegarán a la casa de los Lim cuando una crisis económica azote a los miembros de la familia.

Pese a que la historia que nos quiere contar Anthony Chen, presuntamente basada en su infancia, es bastante simple, IloIlo es un buen retrato de lo que supone pertenecer a una familia acomodada venida a menos y una excelente radiografía personal de cada uno de los miembros de esta típica familia. En primer lugar tenemos a Hwee Leng, madre de la familia y mujer de fuerte carácter. Está embarazada de su segundo hijo y trabaja en una oficina como administrativa. El personaje que interpreta hábilmente Yeo Yann Yann es un ser algo mezquino y poco afectuoso, que decide encargar el cuidado de su hijo a una extraña y que, en cuanto el pequeño empieza a mostrar afecto por su nueva cuidadora, intenta apartarlo de ella en un puro arrebato de celos. Hwee Leng no es una mala persona, pero sí un ser calculador y egoísta al que le gusta tener el control sobre todo lo que ocurre a su alrededor.

ilo_ilo_01

En segundo lugar, Chen Tian Wen encarna a Teck, padre de familia. Teck supone el típico padre pasota y despreocupado, más centrado en sus problemas laborales que en lo que ocurre en su casa. Trabaja como comercial, pero cuando la crisis llega y pierde su empleo debe buscarse otro trabajo que no le satisface en absoluto. Teck, al igual que Hwee Leng, no es un mal padre ni un mal hombre, pero es tan pusilánime y se muestra tan despreocupado por la educación de su hijo que se siente verdadera impotencia respecto a la actitud de este señor.

El pequeño Jiale es sin duda el verdadero protagonista de la película, el personaje en torno al cual gira el film. Bien interpretado por el joven Koh Jia Her, Jiale es un niño malcriado y caprichoso. Es el fruto de la dejadez de sus padres, tan mezquinos que han hecho del chaval un niño egoísta y maleducado que verá en su cuidadora Teresa a la única persona adulta que es capaz de empatizar con él.

Finalmente tenemos a Teresa, la criada filipina contratada por los Lim para el cuidado de su hijo. Ella es la única con la que el pequeño Jiale consigue tener una buena relación, dado que es una persona paciente, amable y trabajadora. Anthony Chen nos describe a esta buena mujer como una especie de salvación para Jiale, es decir, el reflejo de la criada que presuntamente cambió la actitud del propio director de Singapur. El rol de Teresa está genialmente interpretado por la filipina Angeli Bayani.

ILO ILO

Aún hay un quinto personaje que, pese a no aparecer en pantalla nunca, resulta esencial para comprender la mala actitud de Jiale. Hablamos del fallecido abuelo de la familia Lim. Se cuenta a lo largo de la película que era él el que pasaba más tiempo con el joven Jiale, el que se ocupaba de la educación y el cuidado del niño al que sus padres no podían o no querían dedicar parte de su tiempo. Es por ello que Jiale se muestra travieso y rebelde, la carencia de un adulto que le impusiera disciplina y le mostrase afecto quedó desierta en el momento del fallecimiento de su abuelo. Solo con la llegada de Teresa el niño vuelve a ver una figura paternal a la que querer.

Ilo Ilo supo agradar a los miembros del jurado del último Festival de Cannes, que decidieron que fue la mejor película debutante en pasar por el festival de 2013. La película de Anthony Chen es un hermoso relato familiar, con el que reír y emocionarse. Simple y cercana, tanto que si trasladásemos la historia de los Lim a una familia típica española, las diferencias serían mínimas. Es esa cercanía, ya no solo en la forma de hacer cine de Chen, si no en la veracidad y la proximidad de un relato así con la situación económica de muchas familias de nuestro país lo que hace de IloIlo una película familiar que nos toca muy de cerca.  

3.5_estrellas

Ficha técnica:

Título original: Ilo Ilo Director: Anthony Chen Guión: Anthony Chen Fotografía: Benoit Soler Reparto: Yeo Yann Yann, Chen Tian Wen, Angeli Bayani, Koh Jia Her Distribuidora: Good Films Fecha de estreno: 10/07/2015