Pacheco 1

Hay que llamar a Marvel porque este escudo está mal coloreado.” Eso es lo primero que dice el dibujante gaditano Carlos Pacheco cuando ve el enorme póster de El Capitán América: El Soldado de Invierno que tiene detrás. Después de unas cuantas risas para romper el hielo, comienza la Master Class.

Esta Master Class, organizada por y celebrada en la ESNE junto con Disney, es uno de los eventos realizados durante estas semanas previas al estreno de la segunda película del centinela de la libertad. Y para impartirla, nadie mejor que el dibujante actual de la colección del Capitán América (con los guiones de Rick Remender): Carlos Pacheco. Pacheco es un dibujante español que comenzó su andadura allá por los 80 en el panorama del cómic nacional para luego saltar el charco y meterse de lleno en el mundo de los superhéroes. A lo largo de su carrera ha dibujado a la Patrulla-X, a Los Vengadores de Busiek o el “gran evento” Age of Ultron para Marvel… e incluso le ha hecho los lápices al hijo de Kryptonen la Distinguida Competencia (DC). Pero lo importante es que ahora se encuentra inmerso en la creación del último arco argumental del héroe más americano de todos y de eso es de lo que nos va a hablar.

Pacheco 2

Tras una introducción sobre la historia de Marvel y, más concretamente, la del primer vengador, Pacheco se dispone a relatarnos paso a paso el arduo trabajo de dibujar un número entero del Capitán América. Como La Cabecita es una web de cine y aunque el proceso de dibujo es muy interesante vamos a centrarnos en el aspecto más cinematográfico de la Master Class. Mientras habla, a Pacheco se le ve que le gusta el cine ya que puebla sus anécdotas de referencias a todo tipo de películas, y no sólo eso, sino que nos enseña alguna viñeta que, directamente, homenajea a una de sus escenas favoritas de Nacido el 4 de Julio de Oliver Stone. También asegura estar muy influenciado en la construcción de las coreografías de acción por uno de sus referentes, Sam Peckinpah. Aventuramos además que es un aficionado a otro tipo de cine, el de adultos, por sus incesantes bromas sobre el mundo del porno.

Y la cosa no se queda ahí sino que Pacheco asegura que el dibujante de cómics tiene que realizar, en solitario, el trabajo de todo el equipo detrás de una película (menos el guión): director, fotografía, iluminación, exteriores, dirección de actores, cámaras, etc. Lo cierto es que él lo demuestra más que de sobra con unas páginas que merece la pena verlas en su original a lápiz para apreciar el dinamismo, la narrativa y la distribución de viñetas cuidadosamente planificada que realiza.

 Pacheco 3

¿Y dice algo de las películas de Marvel? Pues no mucho, pero sí que deja caer su opinión en un par de ocasiones. Por si habían quedado dudas respecto a la frase con la que abrimos esta crónica, Pacheco no está muy contento con el nuevo escudo del Capi en la gran pantalla. Como dibujante, comprende que no se puede trasladar al cine un calco idéntico a los diseños y la estética del cómic pero que, detalles como el color del escudo, no tienen (al menos a priori, a falta de ver la película) una justificación lo bastante convincente para su cambio.Asegura también que la retroalimentación entre películas y cómics de Marvel está muy presente y para ello pone como ejemplo la enorme popularidad que alcanzó Iron Man en la viñeta (un superhéroe con pocos seguidores) tras la primera interpretación que hizo de Tony Stark el omnipotente Robert Downey Jr. Más jugosa es su respuesta a la pregunta sobre su opinión acerca de la polémica de cambiar de raza a algunos superhéroes en su versión cinematográfica (Kingpin, Electro o el futuro Johnny Storm por ejemplo). Pacheco contesta: “Entiendo esa necesidad para ellos de cambiar ciertos conceptos para hacerlos más universales y menos ofensivos para los nuevos espectadores. Hay que tener en cuenta que aunque para nosotros, los aficionados, la película en cuestión sea una que lleva al cine un superhéroe que nació hace cuarenta años, para Marvel o para Warner cada una de sus películas es la primera vez que millones de personas van a acercarse a ese personaje – pero al final añade – Ahora bien, como aficionado me parece una traición y una gilipollez. Faltan el respeto a esos conceptos… Porque si tienes un Heimdall afroamericano, digamos que un dios nórdico de raza negra como que no casa muy bien.” Para finalizar, recalca el hecho de que él se separa totalmente del ámbito cinematográfico porque el papel y la pantalla no solo son dos medios diferentes sino que también son dos formas distintas de ver la realidad. 

Capitán América: El soldado de invierno se estrena el próximo 28 de marzo.