Se acaba el 2012 y es hora de valorar lo que nos deja el año. Hemos tenido grandes éxitos, sorpresas y fracasos. Películas que no han cumplido nuestras expectativas y otras que las han sobrepasado. Esto pasa con todo y el cine no podía ser menos. Estos días que está de moda hacer las listas con lo mejor del año, uno que es (falso) modesto de naturaleza y que además no ha visto tanto como querría propone una lista con 10 títulos de películas que me han gustado de este año.

1. EL HOBBIT

Levantó muchas suspicacias tras el anuncio de que Peter Jackson convertiría el libro en una trilogía, teniendo rodadas ya dos partes, pero lo cierto es que aguanta el tirón. A pesar de alterar partes del libro, añadir temas del Silmarilion y de la trilogía de El señor de los anillos e incluso resucitar a un muerto, la primera película ha resultado ser un buen producto.

Grandes escenarios para grandes personajes, Jackson sigue dándole grandes películas a la saga de Tolkien, demostrando que ama el imaginario que creó. Falta ver cómo aguantará el tirón la trilogía entera, aunque es fácil dudar de la capacidad de Jackson para dotar a las dos siguientes partes de interés remarcable.

Es reprochable que haya alargado tanto el libro más pequeño de los cuatro de Tolkien que ha adaptado, pero de momento cumple expectativas.

 

 

 

 

2. THE THIEVES

Vista en el pasado festival de Sitges, es una de las propuestas del nuevo cine coreano a tener en cuenta. La versión coreana de Ocean’s eleven, pero más ágil e ingeniosa. Personajes complejos y tramas elaboradas no te deja quitarle un ojo de encima, ni quieres, a las poco más de dos horas que dura. Choi Dong-hun ha sabido crear una película magnética y atractiva. Si gustó Ocean’s eleven, ésta es un éxito asegurado.

 

 

 

 

 

 

 

 

3. ARGO

Hace tiempo que Ben Affleck reivindica un papel importante tras la cámara. Argo no podía ser más que otro ladrillo en el muro en esta reivindicación. Tomando el caso real de los 6 diplomáticos americanos que se encontraron bloqueados en Irán en 1979, Affleck y Chris Terrio han sabido crear una película divertida y enérgica. Parte de este mérito también es del gran reparto que acompaña la película: Bryan Cranston, Alan Arkin y John Goodman son los cómplices perfectos.

 

 

 

 

 

 

 

4. ¡ROMPE RALPH!

La nueva película de Disney, contagiada por los buenos vicios de Pixar. Tanto se ha viciado que este año ha sido mejor que la producción de Pixar, Brave. La película que gustará a cualquier fan de los videojuegos entrado en edad. Los primeros minutos son un viaje nostálgico rememorando juegos como Pac-Man o Q’Bert pasando por los más modernos. Producción sólida que gusta tanto a grandes como pequeños, aunque el mensaje nostálgico se acaba pronto y tiende pronto al infantilismo.

 

 

 

 

 

 

 

5. EN LA CASA

Una de las grandes producciones europeas del año. Que no se asusten los fans del cine comercial, a pesar de ser una película europea con una temática aparentemente densa, no lo es. Fluida, dinámica y absorbente. Es difícil no sentir la misma obsesión que siente el profesor por su alumno con la película. Pero tampoco os engañéis, no es una película comercial.

En la casa es una de las películas del año que trata temas tan corrientes como la obsesión, el amor y las relaciones humanas. Original. Todo buen amante del cine debería verla. Cualquier voyeur cinematográfico se identificará con el chico protagonista.

 

 

 

 

 

 

6. LA VIDA DE PI

Un espectáculo de luces y color. Algunos se la cargan por ser demasiado religiosa e incluso considerarla adoctrinante. El caso es que ni adoctrina ni es una pega que sea religiosa. ¿Acaso el mensaje religioso no es válido para el cine? Ang Lee ha conseguido hacer una adaptación del libro vibrante, preciosa y en algunos momentos sobrecogedora. Sólo se le puede poner un pero: hacia el final se hace larga por un pequeño problema de falta de pulso por parte del director. Sin embargo, Lee ha creado una de esas películas que vale la pena ver en el cine y que probablemente pierda parte de su sentido fuera de una sala. Más o menos lo que le pasa a Avatar.

 

 

 

 

 

 

7. SIETE PSICÓPATAS

Fresca, dinámica y con un reparto de lujo. Colin Farrell, Sam Rockwell, Christopher Walken, Woody Harrelson, Tom Waits, Olga Kurylenko o Michael Pitt son algunos de los nombres de esta fantástica película.

Toma el tema clásico de un escritor con talento que no puede escribir por estar bloqueado. Pero en vez de centrarse en este aspecto tan típico, se centra en los hechos que le inspirarán: la actividad de siete psicópatas, cada uno más raro y exagerado que el anterior.

Nada convencional y con un punto de partida muy friki, vale la pena darle una oportunidad.

Estreno en España: 15 de febrero.

 

 

 

 

8. NAMELESS GANGSTER

La película de gangsters que querría dirigir Martin Scorsese. Con esta frase venden esta película y seguro que Scorsese estaría de acuerdo. Película compleja y con un guión muy sólido. Un retrato muy frío de las mafias coreanas y los hilos que mueven.

Propuesta sobria y bastante documental, tomando varios puntos de vista, sobre la creación de bandas y la persecución legal de éstas. Tiene un guión complejo y repleto de finales. Da mucho juego y te da la sensación que la película se acaba 3 o 4 veces antes del final definitivo. Muy interesante.

Estreno en España: 18 de enero.

 

 

  
 

  

9. SINISTER

Cuidado cuando os cambiéis de casa. Si encontráis una caja con cintas de Super 8 y un proyector, lo mejor que podéis hacer es escapar. Si el protagonista hubiera seguido este consejo se habría ahorrado muchos quebraderos de cabeza.

Película de terror muy atmosférica y sólida, un clásico del Festival de Sitges. Una de las mejores películas de terror de los últimos años con secuencias verdaderamente sobrecogedoras. Te amarra a la silla y no te deja respirar durante sus casi dos horas de metraje. Una reflexión en frío te lleva a relativizar varias de las secuencias vistas, pero acepta muy bien un primer visionado.

 

 

 

 

 

 

10. STITCHES

Película de terror gore cómico sobre un payaso que sufre una gamberrada mortal en una fiesta de cumpleaños y, años más tarde, vuelve de la tumba en busca de venganza. Una de las propuestas más frikis del año, convierte a un payaso en un serial killer muy divertido. Sin pretensiones, es un placer culpable que entretiene y divierte.

Algunos la verán como la versión gamberra de It, la madre del director como la prueba que su hijo necesita un terapeuta y otros la disfrutarán sin comparaciones porque Stitches es, simple y llanamente, un montón de cutre-asesinatos de un payaso con sus gadgets tradicionales.