Entrevista a Mónica Regueiro: "Si tu crees mucho en el proyecto, y te peleas mucho para que salga en adelante, normalmente lo consigues" | La Cabecita

De origen gallego, Mónica Regueiro fue a Madrid regentando un teatro hasta hacerse productora teatral y cinematográfica fundando Producciones Off, además de compaginar su trabajo como actriz. Con varios éxitos a sus espaldas y protagonizar uno de los segmentos de Diarios de cuarentena junto a Fele Martínez, Mónica estrena este año dos nuevas producciones: De un tiempo a esta parte…Fracaso?, dirigida por Maite Pérez Astorga con Maria Pujalte y Ana Rujas como protagonistas; y Un hombre de paso, bajo la dirección de Manuel Martín Cuenca con Antonio de la Torre como protagonista. Además, después de un año de gira vuelve a los escenarios de Madrid con Principiantes, que cuenta con la participación de Vicky Luengo y Javier Gutiérrez.

¿Cómo se describiría Mónica Regueiro?

Ufff qué difícil me describiría sobre todo como una persona perseverante. Creo que es una de las cosas que me ha dejado trabajar en esto. Tener muchas ganas, mucha constancia y pelearme mucho por lo que quiero. Es algo por lo que me puedo describir.

¿Cómo te lanzaste al mundo del teatro?

Ya empecé a hacer cosas en Galicia antes de mudarme a Madrid. Me formé en el mundo de interpretación y a la hora de irme a Madrid volví a formarme para prepararme mejor. Sobre todo, empecé en el teatro Lara haciendo cosas relacionadas con la gestión, porque ahí acabé como gestora y programadora del teatro y cuando llevaba 5 años estando allí, me di cuenta de repente que me estaba yendo por otro camino. Había dejado abandonado el tema de la interpretación y era un gusanillo que tenía ahí que no quería abandonar. Entonces decidí dejar la gerencia, encima en un puesto fijo en tiempos de crisis. Al principio parecía que no era una buena decisión, por no decir de montar una productora de teatro que acabó también siendo una productora audiovisual. Pero en el arranque acabó siendo una productora de teatro, porque yo ya estaba en una función como actriz (Los miércoles ya no existen), habíamos hecho los teloneros del Lara con Nuria González y Juan Carlos Rubio… Y claro, cuando uno de los directores me relacionaba directamente con él cuando programaba una función en el teatro me dijo “Pero bueno, ¡cómo eres actriz si llevo 2 años trabajando aquí y no lo sabía!

De repente se me encendió la bombilla y decía “A ver, te has venido a Madrid a una cosa para que luego te vayas a otra” Ahí fue cuando decidí a arriesgarme al 100% montando la productora Producciones OFF y seguir siendo actriz.

¿Cuál es el procedimiento para producir una obra de teatro?

Creo que cada productor tiene su proceso. Para mí, la parte de producción que más me gusta es la parte creativa. Entonces es muy importante coger el texto, que el proyecto te apasione y luego la elección del equipo, del equipo artístico, del elenco, del director, del adaptador… ver también el espacio de exhibición, si es el idóneo o tiene que ser otro, ya que todas las salas no son iguales. A esto le llamamos “diseño de producción”, que es lo que más me gusta. Pero sobre todo, estar muy enamorado del proyecto porque cuesta mucho levantarlo. Tanto proyectos teatrales como audiovisuales, así que le tienes que ponerle muchas ganas para que no se desinfle por el camino.

¿Cómo es la odisea para conseguir los derechos de autor de una obra determinada?

Depende, no es lo más difícil pero puede ser lo más complicados, ya sean autores consagrados, extranjeros, que los derechos lo suelen tener agencias internacionales, pues las negociaciones suelen ser más complicadas porque hay veces que la obra no tiene herederos directos, entonces tienes que tratar con un bufete de abogados que siempre suelen poner condiciones difíciles y suele ser el primer escollo a salvar. Porque claro, eso es fundamental, porque tú si no tienes los derechos de la obra, del guión o del texto que quieres adaptar, no puedes hacer nada. De hecho hay muchos proyectos que no consiguen arrancar porque no consiguen los derechos. Es como el primer paso. Y dependiendo del autor o de la autora, puede ser complicado. En el caso de Carver (Principiantes) lo fue, pero peleando, peleando e insistiendo, al final lo conseguimos. De hecho, hicimos la gira de un año entero y ahora volvemos a Madrid y continuaremos de gira hasta mediados de año. Así que merece mucho la pena insistir.

También es verdad una cosa. Si es imposible, que hay saber soltar y abandonar e ir a por otra cosa. Soy mucho de empeñarme. Pero bueno, hay veces que las cosas no salen y hay que aceptarlo.

Después de un año de gira vuelves a Madrid con Principiantes, una obra que costó mucho llevarla a cabo. ¿Qué tal ha sido la experiencia durante la gira? 

Una experiencia maravillosa. No puedo estar más feliz con los compañeros de reparto que tengo. La gira, pese a todo, pese al Covid pese a todos los inconvenientes como el aforo, creo que no cayeron…dos bolos de todos los que teníamos y vamos por más de 70 actuaciones sin contar Madrid, que llegamos el 12 de enero. Con este proyecto solo puedo decir que estoy muy contenta y muy feliz por todo lo que ha pasado. Lo que viajamos y todos los teatros maravillosos a los que fuimos y de la respuesta del público, sobre todo. Porque hemos llenado siempre, continuamente. Y en las condiciones que estrenamos el año pasado en febrero, con toques de queda y aforos eran unas circunstancias muy difíciles que pues la verdad el proyecto ha ido inmejorablemente bien.

Este año estrenas dos producciones, De un tiempo a esta parte…Fracaso, con María Pujante y Ana Rujas, y Un hombre de paso bajo la dirección de Manuel Martín Cuenca. ¿Qué nos puedes contar de estas producciones?

Pues mira, De un tiempo a esta parte está ahora en el teatro Español de Madrid. Estamos hasta el 30 de enero y cada función está saliendo unas crítica buenísimas que estamos muy felices. Es una función que está compuesto mayoritariamente por mujeres, al menos el 90%. Es una directora y autora teatral llamada Maite Pérez Astorga, está Ana Rujas, que actualmente está en un estado potente gracias a la serie Cardo y que está nominada a los Feroz. Está María Pujalte, que está también nominada a los Feroz por la serie Vamos Juan con Javier Cámara. Ellas dos están estupendas. La obra está basada en un texto de Max Aub y otra parte del texto escrita por Maite y estamos muy felices de la reacción del público. Llenamos todos los días, por eso siempre digo que la gente está ávida de consumir cultura y estamos con ganas de ir a ver cosas y eso lo estamos viviendo cada día en el teatro Español. Y llenar todos los días, cada semana desde el martes hasta domingo saber que está lleno eso es un superlujo.

Y después tengo muchas ganas de que se estrene Un hombre de paso. Es la segunda vez que Manuel Martín Cuenca dirige teatro. Dirigió una cosa pequeñita hace ya muchos años y el está con muchas ganas y mucha ilusión, yo también. Además que Antonio de la Torre hacía mucho tiempo que no hace teatro, ya que se prodiga muy poco en las tablas. La obra se estrenará en Matadero a finales de enero. Con lo cual tenemos un montón de cosas para arrancar en 2022.

¿Con qué directores te gustaría trabajar, ya sea en el teatro o en el cine?

Tengo la fortuna en el teatro de haber trabajo con varios directores que admiro muchísimo y era como mi sueño. Uno de ellos es Andrés Lima, premio nacional de Teatro, que me está dirigiendo en Principiantes y para mi fue un sueño. Fui su alumna, hice cursos con él, nos conocíamos desde hace unos años pero me conocía más por la parte de gestión y haber trabajado con él, en un proyecto tan exitoso muy feliz. Con Daniel Veronese, que dirigió la función anterior Todas las mujeres fue un sueño cumplido. En teatro puedo decir que he sido muy afortunada.

En cine tiene puedo decir muchísima gente con la que me gustaría trabajar. Me encantaría trabajar con Julio Médem, es como mi sueño recurrente ya que mi tesis de final de carrera la hice sobre él y es un referente para mí haga lo que haga. De directoras noveles hay muchas interesantísimas como Belén Funes, Pilar Palomero, Clara Roquet… toda esta nueva hornada de directoras con muchísimo talento y voz propia… me encantaría alguna vez trabajar con ellas. También con Carlos Vermut e Isabel Coixet. Con Isabel es una persona que admiro mucho y tiene que ser una persona super divertida. Tiene que ser una persona que se trabajaría muy a gusto. Con unas ideas claras y qué además debe ser divertida para irte de cañas o cenar con ella.

Para los directores/pr noveles o más jóvenes, ¿Qué consejo le darías para saltar al ruedo de los escenarios?

Suele ser difícil esto de dar consejos. Creo que es un oficio que requiere mucha constancia, estar preparado para los noes, porque lo recibimos mucho los actores. Como productora yo lo que diría es creer en lo que haces y pelearte para que eso se concrete y se materialice. Y si tu crees mucho en el proyecto, y te peleas mucho para que salga en adelante, normalmente lo consigues. Sobre todo no tener miedo a equivocarte o a fracasar, porque eso es una parte del proceso. Aquí es como que tenemos mucho miedo al fracaso. En la obra De un tiempo a esta parte habla un poco de estas cosas en el texto de Maite con el ¿Y Qué? ¿Si fracasemos después de esto qué? ¿Qué pasa con esto? Hay que enfrentarse a eso también. Porque te llevará a aprender muchas cosas y aprender para la siguiente. No dejar de hacer cosas por tener miedo al fracaso. Hay que lanzarse a la piscina y apostar por lo que uno cree.

Te han preguntado muchas veces por tu película o serie favorita, pero…¿Cuál sería tu obra de teatro favorita? ¿Alguna recomendación?

Pues es verdad, me suelen preguntar mucho por la parte audiovisual. ¿Mi función de teatro favorita? Suele ser complicado. Me gusta mucho lo que hace Sanzol, debido al tipo de humor que utiliza. Me encanta, me hace reír muchísimo. Me acuerdo también de una obra de T de Teatre que no me acuerdo del título pero la vi en el María Guerrero y fue una maravilla. Como obra favorita… una que me marcó mucho y me siguen viniendo imágenes es Urtain de Animalario, por la puesta en escena, la interpretación de Roberto Álamo… Me acuerdo que me impactaron muchísimo la interpretación de esas dos actrices que en aquel momento no las conocía y ahora son dos grandes actrices consagradas como son María Morales y Estefanía de los Santos, que ahí fue la primera vez que las vi… y en general fue una de las obras que más huella me ha dejado.