Crítica de Sonic: La película