1

Resulta curioso que un momento concreto de Blind, la protagonista afirme que si se convirtiera en una escritora ciega, quizás se haría tan famosa como Jean-Dominique Bauby, que redactó La escafandra y la mariposa parpadeando, tras haber sufrido un infarto cerebro-vascular. La ópera prima del noruego Eskil Vogt está muy cercana a la versión cinematográfica que Julian Schnabel hizo del libro de Bauby, en la manera de introducirse en la fragmentación sensorial de la mente de una persona que sufre una diversidad funcional, y traducirlo en imágenes. Blind es probablemente una de las películas que mejor traslada las consecuencias de la ceguera progresiva en aquel que la sufre, sin hacer de ello un thriller de suspense o un drama fatalista, sino yéndose por un terreno mucho más sorprendente, el de la metaficción.

Efectivamente, en un principio parece que Blind nos habla de cuatro personajes: Ingrid, una mujer que ha ido perdiendo la vista paulatinamente, Morten, su marido, Einar, un hombre adicto a la pornografía, y enamorado platónicamente de Elin, una madre divorciada que quiere volver a socializar. Poco a poco iremos descubriendo que éstos dos últimos son caracteres creados por Ingrid, que escribe una historia inspirada en las aventuras que intuye que tiene su marido desde que ella está ciega. En su vida real, lo conocido se ha vuelto misterioso, su apartamento se transforma en una prisión llena de trampas, y Morten es un extraño al que ya sólo puede concebir como un sujeto más de su libro.

2

En apariencia, la afección de Ingrid no debería impedirle expresarse verbalmente, pero su ceguera la hace encerrarse en sí misma, y solo escapa y habla libremente cuando ejerce de narradora de su historia. De nuevo, volvemos a recordar La escafandra y la mariposa, en la que escuchábamos la voz en off mental de Bauby, impedido para hablar. Como proyección de la personalidad de Ingrid, y plasmación de sus propias fantasías sexuales, el relato empieza a integrarse dentro de su vida real, rompiendo la barrera de lo que es diegético y lo que no, y mostrando los conflictos del escritor. Esta confusión se transmite a través de una serie de (des)encuentros aderezados con un toque de surrealismo.

Eskil Vogt, co-escritor de Reprise y Oslo 31 de Agosto, ambas de Joachim Trier (que ejerce de productor de Blind), comparte con aquellas el mismo acercamiento desencantado al mundo contemporáneo. A pesar de introducirse de forma compulsiva en la intimidad de los personajes, el realizador construye una distancia impenetrable entre éstos y el espectador. Blind es un filme hecho a retazos, en el que se potencian los sentidos más allá de la vista. Por las limitaciones cinematográficas obvias, Vogt se centra en el oído (con un uso potentísimo del sonido y de la banda sonora), pero también, aunque parezca difícil, en el tacto: el director ha creado un trabajo muy corporal, en el que la percepción física parece traspasar la pantalla (esos golpes que se da Ingrid, que casi sentimos en nuestra propia piel).

3

Blind es tan compleja como todos los estratos que componen la mente humana; la cual, liberada de las distracciones que otorga la visión, vuela con una libertad insólita. No todas las cegueras, parece enunciar Vogt, son físicas, sino también emocionales y sociales. Mucha gente transita por la vida sin ver lo esencial. Estamos ante una película que no es cómoda ni del todo asequible, pero que, con una lucidez excepcional, explora como pocas nuestra propia naturaleza, así como las relaciones con nosotros mismos y con los demás. 

3_estrellas

Ficha técnica:

Título original: Blind Director: Eskil Vogt Guión: Eskil Vogt Música: Henk Hofstede Fotografía: Thimios Bakatakis Reparto: Ellen Dorrit Petersen, Vera Vitali, Henrik Rafaelsen, Marius Kolbenstvedt, Stella Kvam Young, Isak Nikolai Møller, Jacob Young Distribuidora: Golem Distribución Fecha de estreno: 17/07/2015