La capital de la Costa del Sol se viste un año más con sus mejores galas para albergar el mayor acontecimiento cinematográfico en cuanto a cine español se refiere. El Festival de Cine de Málaga llega por fin a la mayoría de edad con su 18ª edición, y daba su pistoletazo de salida esta mañana con la presentación de Hablar, primera película de las que competirán a lo largo de la próxima semana por alzarse con la ansiada Biznaga de Oro. ¿Tendrá 10.000 km. una digna sucesora como vencedora del festival? ¿Volveremos a sorprendernos con una obra tan divertida como Carmina y amén? ¿Encontraremos otro bodrio mayúsculo como fue Por un puñado de besos? Nadie sabe qué nos depara esta nueva edición del festival de cine español por antonomasia, lo que sí es seguro es que disfrutaremos viendo muchas de las que, con total seguridad, serán películas clave del panorama nacional en este 2015.

Hablar – Por las arterias urbanas

Hablar 1

La encargada de abrir esta 18ª edición del Festival de Málaga era Hablar, la nueva película de Joaquín Oristrell. El director catalán, creador de cintas como Va a ser que nadie es perfecto, Inconscientes o telefilmes como Felipe y Letizia, regresaba al Festival de Málaga con una arriesgada propuesta con la que aspira a conseguir su segunda Biznaga de Oro. El barcelonés ya se alzó con el premio a la mejor película del festival y al mejor guión en 2001 con Sin vergüenza, una comedia coral. Catorce años después, Oristrell retorna a Málaga con otra comedia coral, pero de corte muy diferente.

Hablar es, ante todo, una película fresca y atrevida, de esas que da gusto que aparezcan en el panorama nacional de vez en cuando. Rodada en un único plano secuencia de 75 minutos, la propuesta de Oristrell es clara desde el inicio: no quiere dejar indiferente al público. La película es un verdadero soplo de aire fresco en cuanto a dirección y guión, sus puntos más fuertes, especialmente el texto firmado por el propio Oristrell, dotado de un humor y una inteligencia brillantes.

Durante hora y cuarto vemos a un gran elenco de personajes que deambulan por el madrileño barrio de Lavapiés, cada uno con sus propios problemas e historias, pero que se van entrelazando de una forma muy inteligente hasta tejer una red de historias verdaderamente genial. El ritmo es espléndido, Joaquín Oristrell maneja muy bien los tempos, sabe dónde hacer reír y donde tocar la fibra del espectador a través de estas historias urbanas en las que hay cabida para todo tipo de problemas sociales que el catalán remarca en pequeñas pinceladas, tales como el desempleo, la corrupción, el maltrato… Todo perfectamente hilvanado y gracias a unos actores y actrices que funcionan como una perfecta maquinaria en esta película rodada en plano secuencia. Entre el numeroso reparto encontramos caras muy conocidas como las de Raúl Arévalo, María Botto, Juan Diego Botto, Miguel Ángel Muñoz, Antonio De la Torre o Marta Etura.

Hablar 3

Una de las cualidades más loables de Hablar es el hecho de que no intenta parecer un drama social reivindicativo ni una comedia de sketches, si no que mezcla bien ambas vertientes para conseguir el resultado tan acertado que la perfila como una de las propuestas más interesantes y que más gustará al público de este festival, pese a que ha sido la primera en ser presentada.

Película divertida, inteligente, fresca y, sobre todo, cercana en los tiempos que corren. Un verdadero gustazo, es como mejor podríamos definir al nuevo film de Joaquín Oristrell, que ha dejado alto el listón de cara a lo que veamos en la sección oficial en los próximos días, a pesar de que esto no ha hecho nada más que empezar.