Después de 23 años, el polifacético Alejandro Jodorowsky vuelve al cine con La danza de la realidad después de haber conseguido la financiación necesario con la ayuda del productor francés Michel Seydoux. La danza de la realidad es un ejercicio de autobiografía imaginaria aunque no en el sentido de “ficticia”, pues todos los personajes, lugares y acontecimientos son verdaderos, sino en el hecho de que la historia profunda de la vida de Alejandro Jodorowsky es un esfuerzo constante para expandir la imaginación y ampliar sus límites, para aprehenderla en su potencial terapéutico y transformador.