HF_D24_07743

Buenos días a todos, y bienvenidos una semana más al cursillo rápido sobre el cine de hostias, un lugar en el que aprenderemos las bases de lo que popularmente se denomina cine de acción. En esta ocasión, vamos a estudiar el guión de El protector, un trabajo realizado por nuestro profesor de Educación Física interino Sylvester Stallone. El guión ha sido convertido en película por Gary Fleder y lo protagoniza nuestro admirado Jason Statham, que reparte como nadie (al menos nadie que actualmente tenga menos de 60 años). Esta vez vamos a estructurar la clase en torno a tres preguntas que nos ayudarán a desgranar la película y repasar las claves de este tipo de cine. Asique sacad vuestros cuadernos y afilad los lápices con el machete porque vamos a empezar. 

Tema 1: ¿Qué es y cómo se debe ver el cine de hostias?

El cine de hostias, también conocido como cine de galletas, leches, chuflas, golpes, tiros, somantas, tipos duros, explosiones o (simplemente) acción, es un género que, como es lógico, debe tratarse de una manera específica y, por tanto, requiere de cierta preparación previa a su visionado. Como su propio nombre indica, las películas de este estilo se caracterizan porque sus protagonistas son los puños y las balas, acompañados por los propietarios de esos puños y esas balas. No veo necesario entrar en detalles porque creo que todos sabemos identificar una película de hostias solo con ver el tráiler, los actores o incluso el cartel (en el que no pueden faltar las miradas agresivas, las poses chulescas y las armas). Sin embargo, y por increíble que parezca, el cine de leches no gusta a todo el mundo y tiene multitud de detractores que, a la mínima, aprovechan para tacharlo de “mal cine” o “cine para idiotas”. ¿Cuál es su problema?, os preguntaréis, ¿necesitan ayuda médica?. Lo cierto es que no. El error más común en estos casos es que el sujeto en cuestión no es consciente de que está viendo una película en la que aunque las cosas se puedan resolver por teléfono, el protagonista va a ir puerta por puerta pateando culos. Si en El protector nos encontramos con un padre, ex-agente de la DEA, que busca la paz con su hija en un pueblecito apartado, deberíamos saber, antes de entrar en la sala, que le va a costar sudor y sangre poder tomarse una limonada sin que le quieran partir la espalda. Y esto es así, guste o no. Sin embargo, es cierto que El protector busca dotar de cierta profundidad a sus personajes e intenta que los acontecimientos no se solapen como un desfile de muertes aleatorias. Esto nos deja una sensación descafeinada en ocasiones pero muy agradable en otras, en las que se demuestra que un buen sopapo dado en su momento es mejor que cincuenta repartidos cada minuto.

Homefront_D4_1474.CR2

Tema 2: Ventajas e inconvenientes de que tu padre sea Jason Statham.

Ahora quiero que hagáis un ejercicio de imaginación y os pongáis en la piel de esa adorable niña que ha tenido la dudosa suerte de compartir ADN con Stath. De entrada, sin importar tu edad o inteligencia, hay algo ahí, en el ambiente, que te hace estar alerta constantemente, consciente de que hay alguien planeando la muerte de tu padre y la tuya por descontado. Pero todo eso queda en un segundo plano cuando tu padre te enseña el noble oficio de panadero, para que puedas repartir panes en la cara a todo aquel que quiera hacerte daño, por más que sea mayor que tú y que tú seas una pequeña niña. Además, detrás de esa fachada de tipo duro que tiene tu padre, eres la única persona con el privilegio de ver su corazón, de pasear con él en caballo y de jugar en el jardín sin preocupación alguna. Eso, y que resulta ser un tipo admirable. De mayor quieres ser como él, que está por encima del resto de la gente, seguro de sí mismo y con la seguridad de que, por muchas balas que le disparen, ninguna le va a acertar (y si lo hace, será en un punto no vital, por supuesto). Tu padre es un superhéroe, que narices. Da igual que tenga veneno en la sangre, o que le toque llevar cosas de un lado a otro como los de SEUR, o que se vea envuelto en una movida de mafiosos, gitanos y cerdos caníbales. Jason Statham es el héroe de acción de la década, el tipo duro de moda y una garantía segura de un mínimo de calidad en las películas en las que participa. Vale que viviendo con él pueden secuestrarte e intentar asesinarte, y que vas a tener que esconderte por tu vida más de una vez, pero la seguridad y la confianza que te da ese señor padre no te la da nadie. 

Tema 3: ¿Qué nivel de maldad puede alcanzar James Franco?

Para terminar, me he permitido añadir un pequeño epígrafe sobre una debilidad mía, James Franco. Sé que os he dicho muchas veces que para ser un tipo duro tienes que evitar las flaquezas, incluso si tienen que ver con actores. Pero es que este señor, amado y odiado a partes iguales, se saca un villano hierático aunque exagerado al que es imposible no mencionar. Su personaje lleva a cabo acciones que carecen de justificación alguna y es un tipo que, a pesar de manejar el cotarro en el pueblo, no inspira demasiado temor excepto en dos o tres escenas. Pues a pesar de todo esto, y yo no sé si es porque se rodea de una Winona Ryder desfasada y, posteriormente, de Frank Grillo haciendo su papel de Crossbones en Capitán América 3, el personaje aporta a la película ese punto de cachondeo tan necesario (aunque no lo haga voluntariamente) y que solo podía ganar enteros con el ocasional ojo pipa de James Franco. Un rival digno para Statham, pero no por resultar una amenaza física directa, sino por ser como la gallinita que el espectador está deseando que se meriende ese lobo calvo y con cara de pocos amigos.

HF_D16_05200

Espero que con este repaso hayáis comprendido el intríngulis del cine de sopapos, ese cine que, si bien no muestra un guión espectacular ni destaca por unas interpretaciones asombrosas, entretiene como ningún otro y muchas veces resulta ser lo que necesitas en una tarde de domingo para dejar a un lado la dura rutina semanal. El Protector es un claro ejemplo de ello que, a pesar de sus intentos por reducir las dosis de acción para dar cancha a la (poco interesante) historia, cumple con lo que promete, y eso no es más que una nueva oportunidad de ver a Jason Statham armando la de dios porque sí, porque puede.

Ficha técnica:

Título original: Homefront Director: Gary Fleder Guión: Sylvester Stallone Música: Mark Isham Fotografía: Theo van de Sande Reparto: Jason Statham, James Franco, Winona Ryder, Kate Bosworth, Frank Grillo, Rachelle Lefevre, Amin Joseph, Omar Benson Miller Distribuidora: TriPictures Fecha de estreno: 01/08/2014