Cuando la carrera de Robert Downey Jr. estaba en su peor momento, el actor australiano apostó por él y le dio el papel protagonista de El detective cantante, que supuso el punto de partida a su situación actual. Ahora el actor parece dispuesto a devolver el favor, ya sabemos que la carrera de Mel Gibson no está en su mejor momento, y la intención del actor es que tanto él como su buena amiga, Jodie Foster, aparezcan en la segunda entrega de la saga.

El problema está en que ahora mismo Marvel está en manos de Isaac Perlemutter, un judío al que seguramente no le hará mucha gracia que un antisemita como Gibson aparezca en sus películas. Pero con la posición que tiene en estos momentos el interprete de Iron Man, no sería de extrañar que se aproveche esto para hacerle aparecer en nuevas películas de Los Vengadores y Iron Man, pues su contrato actual sólo abarca la segunda y tercera entrega de Los Vengadores.