Muchos dicen que lo mejor de Monstruos university, precuela de Monstruos S.A., es el corto que lo precede, Blue umbrella. Destacable por su belleza y su ingenio. ¿Qué me diríais si os dijera que fui al cine a ver la película y me perdí el corto? Por si alguien está pensando que llegué al cine con retraso, se equivoca, llegué puntual para ver el último tráiler antes de la película.

El caso es que el pasado domingo 7 de julio por la tarde en los cines Lauren Universitat, de la calle Pelai de Barcelona, tras pasar el trailer de Gru2 proyectaron directamente la película. Me sorprendió que no pasaran el corto y aquí cometí un error. Debería haber salido de la sala y reclamar, me habrían devuelto el dinero y me hubiera ido. No caí en esta solución. Además iba acompañado, lo que hubiera supuesto explicar el problema a mi acompañante y modificar sus planes, algo que siempre resulta incómodo. Preferí pensar que había habido algún problema técnico y que pasarían el corto al final.

Pero terminó la película, los créditos y la secuencia post-créditos y encendieron las luces de la sala. Tras comprobar que sí deberían haber pasado Blue umbrella, fui a quejarme al corta-tiquets del cine. En ningún momento pretendía pasarme de listo y que me devolvieran el importe de la entrada. Al fin y al cabo, había visto la peli entera. Lo que quería, primero, era una explicación y, luego, que me ofrecieran una solución para ver el corto que sí proyectan otros cines de Barcelona y que ellos deberían haber proyectado.

Sólo recibí lo primero. No habían proyectado el corto porque estaba defectuoso y lo habían devuelto a la distribuidora. Esta fue la primera vez que explicaron algo al respecto. No había ningún cartel en el cine que lo explicara, ni la taquillera avisó antes de comprar la entrada, ni los acomodadores informaron de nada. En cuanto a la solución, no me ofrecieron ninguna, total sólo es un cortometraje… Al final opté por rellenar una hoja de reclamaciones, ante las pocas ganas de ese señor de asumir sus responsabilidades y su constante interés por perdonarme la vida sonriendo burlonamente mientras le explicaba el problema. “Eres el único que se ha quejado”, me respondió, creyéndose que este era algún tipo de argumento definitivo.

Me parece indignante el poco respeto que le tienen al espectador en los Lauren Universitat. Se aprovechan de la ignorancia del espectador para evitar perder clientes. Si me hubieran informado que no se proyectaba el corto, me hubiera ido a otro cine que me diera la oportunidad de verlo. Pero actúan con mala fe, callándose información que les evite llenar butacas. Mientras rellenaba la hoja de reclamaciones, varias personas compraron entradas para la misma película y seguían sin informar que no proyectaban el corto. A pesar de tener a una persona ahí quejándose, persistían con su actitud que no hacía más que evidenciar que para ellos el espectador no merece respeto alguno.

Con cines que tratan a sus clientes de esta manera cada vez me sorprende que la gente vaya poco a los cines o que prefiera descargarse el contenido y verlo en casa. Por no hablar del precio de las entradas. Ahora, si quiero ver Blue umbrella me obligan a comprar una entrada en otro cine sólo para ver el corto y repetir la película, que no me pareció nada del otro mundo, o rastrear Internet a ver si lo encuentro. En caso de que así sea, no lo disfrutaré igua que si lo hubiera visto en una sala de cine. No nos engañemos, hasta la película más mala gana en pantalla grande y con un buen sonido.

Señores del Lauren Universitat, citando al gran Capri, “abracenme, abracenme porque no me volverán a ver”.