Me considero una gran aficionada de las películas indies, filmes como Pequeña Miss Sunshine, Olvídate de mí o Réquiem por un sueño no hacen más que acrecentar mi pasión por este cine de bajo presupuesto pero de gran belleza visual. Probé con Winter’s Bone, por su magnífica crítica, por Jennifer Lawrence, por ese ambiente rural que se me hace tan irresistible. Descubrí un drama de cine de verdad, del que no se te olvida en unos días.

winters-bone

La película cuenta la historia de una joven llamada Ree (Lawrence) que con tan solo 17 años se tiene que hacer cargo de su madre enferma y sus dos hermanos pequeños, que viven en unas condiciones realmente precarias. Después de salir en libertad condicional su padre desaparece y Ree tiene que encontrarle si no quiere que desahucien la casa y su familia pierda todo lo que tiene.

Desde el principio Winter’s Bone se presenta con mucha humildad, con una Jennifer Lawrence en estado de gracia que hace las delicias de todos los públicos y una gran humanidad. Es una película que nunca se cree por encima de sus posibilidades, es auténtica y consigue que el espectador sienta cada minuto de metraje. Tocada por el mejor cine de autor, fría y dura, siempre con la superación personal de fondo. Winter’s Bone se toma el tiempo suficiente para contarnos esa historia de invierno que hiela al espectador y le deja entusiasmado. No recurre a la lágrima fácil y en ningún momento se llega a hacer pesada. En definitiva, es una buena historia contada de la mejor manera posible y con unas interpretaciones sobresalientes.

s_Bone_jennifer_lawrence_1

Debra Granik puede presumir de haber hecho una grandísima película sin grandes pretensiones, muestra de ello son la infinidad de premios a los que ha aspirado y los que ha conseguido. Ojalá se hiciera más cine de esta clase y menos de las superproducciones relamidas y cansinas a las que nos tiene acostumbrados Hollywood.