Dios mío ¿pero qué hemos hecho?