El actor escocés Sean Connery ha fallecido a los 90 años de edad según ha comunicado su familia a la BBC sin conocerse el motivo del deceso.

El interprete fue el primero en encarnar a James Bond en la película 007 contra el Dr. No, que lo lanzó al estrellato con 6 nuevas entregas Desde Rusia con amor (1963), Goldfinger (1964), Operación Trueno (1965), Solo se vive dos veces (1967), Diamantes para la eternidad (1971) y Nunca digas nunca jamás (1983). Al dejar el papel, Connery seguiría protagonizando películas de gran calibre como El día más largo (1962), Marnie: La ladrona (1964), El hombre que pudo reinar (1975), Robin y Marian (1976), Un puente lejano (1977), El nombre de la rosa (1986), Los inmortales (1986), Robin Hood: Príncipe de los ladrones (1991) Los intocables de Elliot Ness (ganando el Óscar a Mejor actor de reparto) y La roca (1996).

De familia obrera, Connery tuvo diferentes trabajos para llevar el dinero en casa como lechero hasta que se alistó en La marina a los 16 años. Después de volver a su vida civil, se dedicó a la construcción, a las pompas fúnebres y como modelo en bellas artes. Este último hizo al actor a dedicarse al culturismo presentándose a Mr. Universo en Londrés, donde fue descubierto por un director teatral ofreciéndole su primer papel en un musical llamado Lilacs in the Spring (1954).

En 2003, el escocés se retiró de la interpretación después de La liga de los hombres extraordinarios descansando en Las Bahamas.

Desde La Cabecita, le deseamos a Sean Connery que DEP.