el ritmo de la venganza critica