Comencemos, sin tratar de ser crueles o morbosos, con el que es, quizás, el mayor problema de la larga saga de películas que dio el pistoletazo con el pequeño embrión de capacidades evolutivas sin iguales que fue Alien (1979) y su todopoderoso creador, Ridley Scott. Cinco años después de Prometheus (2012), una precuela que muchos recuerdan como una gran catástrofe, mientras que otros (como yo), no descartaron que la cinta tuviese, a pesar de algunos inconvenientes, una nueva e interesante propuesta, así como una cantidad considerable de pistas y respuesta sobre el verdadero origen de la criatura y su planeta, obra del Scott y el imaginario del artista suizo H.R. Giger. Ahora, el director británico parece abrir una nueva saga, que en su absoluto e indiscutible discurso, plantea temas completamente despegados de la tetralogía continuada por James Cameron (Aliens), David Fincher (Alien 3) y Jean-Pierre Jeunet (Alien: Resurrection).

Por ello, Alien: Covenant,  quizás decepcione a todos aquellos que imaginaban un pequeño paso hacia adelante respecto a la franquicia original. Lo que está claro, es que el objetivo de Scott ahora es plantear un profundo dilema moral sobre la naturaleza, la bondad del hombre y la ambición del conocimiento. El robot David, interpretado por Michael Fassbender, toma la delantera a la figura de la capitana y valiente superviviente heredera de la teniente Ripley, esta vez interpretado por Katherine Waterston, de manera que esta nueva Alien: Covenant, aunque apuntaba a ser un reinicio hacia la claustrofobia, los bichos y la sangre, no llega a reconciliarse con la filosofía de sus películas precedentes y parece ser un entretenido, aunque a veces innecesario, alargamiento de los misterios que todavía quedaron por resolver en Prometheus.

 

Los elementos de esta nueva parte de la franquicia no son muy distintos a lo que ya vimos una vez: de nuevo, tenemos una nave con sus respectivos tripulantes, cada uno con su toque de personalidad, nada demasiado distante de sus primeras entregas. Los tripulantes pues, de nuevo, se ven sorprendidoss por la amenaza del xenomorfo, dando comienzo la historia poco después del final de la primera precuela. Está vez, la misión consiste en crear una nueva colonia de humanos en el país habitable más cercano de la tierra, situado a unos 17 años, dónde todos los asistentes están descansando en sus cápsulas de sueño durante este largo tiempo. Cuando una lluvia de meteoritos sacude la nave, la tripulación despierta de su profunda fase REM. Al recibir una misteriosa señal con un mensaje difícil de descifrar, aparece en el radar el planeta en el que David liberó el virus y dónde los extraterrestres han empezado a colonizar y emprender su expansión. Allí es cuando la comunidad de científicos y astronautas pondrá sus pies en la peligrosa y desconocida tierra. En su conjunto, ningún elemento de esta nueva historia falla y quizás los fans más ciegos encuentren un vertiginoso y angustiante entretenimiento. Los seguidores de la saga que todavía estén escépticos tras Prometheus, probablemente no encuentren nada original ni novedoso en esta continuación, aunque el demiurgo Scott se empeñe en quitar las riendas al atractivo proyecto que Neill Blomkamp y Sigourney Weaver ya llevaban entre manos.

Ridley Scott empieza a chochear y su ego parece superar su posible trazado creativo. Aunque Alien: Covenant no sea del todo un proyecto desastroso ni mucho menos, este regreso a la franquicia podría haber ofrecido muchas propuesta más novedosas y creativas. El universo construido en Prometheus se reitera en sus mismas construcciones y avanza notablemente respecto a la posición del androide David y el desarrollo de su personaje, pero poco aporta al (hasta ahora) misterioso y enfermizo universo de Alien, más que algunos momentos de divertida visceralidad.

Crítica escrita por Pau Ensenyat

Título original: Alien: Covenant Director: Ridley Scott Guión: John Logan, Dante Harper Música: Jed Kurzel Fotografía: Dariusz Wolski Reparto:  Katherine Waterston, Michael Fassbender, Demián Bichir, Danny McBride, Billy Crudup, Carmen Ejogo, Jussie Smollett Distribuidora: 20th Century Fox Fecha de estreno:  12/05/2017