Cuando se menciona el nombre de Ryan Murphy, lo primero que viene a la memoria es American Horror Story. Antología de terror que juega con elementos paranormales, fantasmagóricos, psicológicos y violentos característicos del género. Mucho se ha hablado de ella durante estos años con opiniones no muy favorables debido al elevado exceso de ordinariez que presenta Murphy conforme avanza cada temporada. Porque seamos sinceros, Murphy como guionista es un completo desastre. Siempre cuenta con una idea original en cada una de ellas sin saber cómo continuar en ellas, dando como resultado una montaña rusa desigual agotando con la paciencia del espectador.

Sin embargo, parece que estos dos años se está redimiendo gracias a American Crime Story, nueva antología en la que cada temporada se desarrollará un juicio multitudinario de Estados Unidos, empezando su primera temporada con el caso del jugador de fútbol americano O.J. Simpson contra el pueblo, acusado por haber matado a su compañero y amante de esta. Una serie bien documentada y detallada que desata expectación gracias a los rocambolescos giros del caso sin olvidarnos del excentrismo del director, algo que aquí sí funciona de forma competente sin llegar a la vergüenza ajena. Puedo decir que American Crime Story: The people v O.J. Simpson es una de las mejores miniseries del pasado año ganándose el favor del público y la crítica asegurándose varias continuaciones (la segunda temporada se desarrollará sobre el huracán Katrina y la tercera sobre Monica Levinsky).

Tras el éxito de American Crime Story, Murphy continuó la antología de American Horror Story con Roanoke, una temporada muy diferente a las anteriores acertando de lleno gracias a los cambios surgidos. Ahora, el 5 de marzo llega a FX (el 6 de marzo en HBO España) Feud, nueva antología del director sobre los enfrentamientos más famosos del mundo empezando su primera temporada con el duelo Joan Crawford/Bette Davis durante el rodaje de ¿Qué fue de Baby Jane? dirigida por Robert Aldrich. Un enfrentamiento que ha pasado a la historia como el más sonado de Hollywood dando lugar a documentales, e incluso, obras de teatro. Dos mujeres de gran carácter que pasaban en sus peores momentos de su carrera debido a la dura realidad de la vejez, hecho que en la época dorada de Hollywood era sinónimo del olvido frente a las jóvenes promesas. Las dos actrices, luchando para volver al estrellato, se hicieron de todo durante el rodaje de Baby Jane.

 Y para contar esa pelea interna, Murphy ha podido contar con los guiones de Jaffe Cohen y Michael Zahm, acompañado de un destacable reparto como Susan Sarandon como Bette Davis, Jessica Lange como Joan Crawford, Alfred García como Robert Aldrich, Catherine Zeta-Jones como Olivia de Havilland, Kathy Bates como Joan Blondell y Stanley Tucci como Jack Warner. En los dos primeros episodios que he podido ver, el primero relata una entrevista con Olivia de Havilland y Joan Blondell sobre cómo fue la relación entre Davis y Crawford y como consiguieron el papel mientras que en el segundo episodio nos cuenta como ambas actrices tuvieron serias dificultades fuera de los platós. Susan Sarandon se mete de lleno en el papel de Bette Davis con un carácter socarrón, descarado y sartístico sintiéndose cómoda. Jessica Lange, musa de Murphy en American Horror Story, logra sacar una actuación comedida y frágil de Crawford. Dos grandes elecciones con el precio de estar nominadas a los próximos premios Emmys, e incluso, los Globos de Oro.

A diferencia de las otras, Feud es más comedida que American Horror Story y American Crime Story sin llegar al excentrismo, la saturación, la exageración y horterismo, dando pie a un toque más clásico característico de las películas de la época dorada de Hollywood. Un agradable acierto que hará enganchar a los espectadores dejándonos brillantes momentos con una ambientación extraordinaria, dos grandes actrices acompañadas con actores secundarios de lujo y un duelo memorable.