Tras su periplo por la animación en 3D con la fantástica Arthur Christmas, Aardman vuelve por completo a sus orígenes, con la vuelta de Peter Lord y el regreso a ese fantástico stop-motion del que son amos absolutos, para narrar una aventura que tiene reminiscencias de toda la historia de la compañía, como si con ella quisieran brindar un homenaje por todo lo alto. Para esto adaptan la saga literaria de los piratas de Gideon Defoe, dejando que él mismo se encargue del guión. En ¡Piratas! nos encontramos con un capitán pirata empeñado para conseguir su sueño, ser reconocido por fin con el galardón al mejor pirata del año, hará lo que sea para poderlo conseguir de una vez por todas, por mucho que ello signifique traicionarse así mismo.

 Muchos son los años que lleva el capitán pirata (que comparte rango y nombre) postulándole para tratar de ganar el premio que le acredite como mejor pirata del año. Aunque nunca ha sido reconocido como tal y es ninguneado por otros, el capitán es respetado y venerado por toda su tripulación, una tripulación que no puede entender por qué para su capitán es esto tan importante, cuando para ellos lo gané o no, no hay nadie que lo merezca más que él. Una admiración ciega que pese a todo les lleva a seguirles en su locura, y de la que solamente despertaran cuando se sientan traicionados por algunas acciones inconsecuentemente avaras realizadas por el capitán.

 

En el camino de sus aventuras también aparecerá un personaje muy curioso, el propio Thomas Edison, enredado en las tramas que traen consigo al extraño loro que acompaña al capitán, la presencia de Edison va más como una marca de dura soledad que en afán por apoyar ninguna teoría evolucionista o creacionista. Edison se presenta como la representación más física de la soledad de un capitán, que  pese a estar rodeado de gente que le admira, es incapaz de sentir que nadie pueda comprender la importancia del sueño planteado y la importancia de alcanzar dicha meta.

Peter Lord, que lo último que realizó para la compañía fue la divertidísima Chicken Run, saca todas su cartas para contar una historia con una animación espectacular, aunque se vea deslucido por un 3D que no la favorece lo más mínimo, y con un ritmo de aventuras alucinantemente trepidante. Pero lo mejor de ¡Piratas! es que nunca se olvida de traspasar los cánones habituales del cine de animación, para contar una historia trascendente, protagonizada por unos perdedores que además guardan el alma de los personajes creados por Nick Park, y es que no es difícil ver en ese capitán un reflejo de Wallace, ni encontrar en ese mono que acompaña a Edison, como única compañía en su existencia, la fidelidad de Grommit. Aardman presenta una película de animación de lo más interesante y entretenido, dónde además destila un humor puramente british, una de esas historias en las que no falta de nada para que los niños se diviertan, y con ellos los adultos que les acompañan.

Título Original: The Pirates! Band of Misfits Director: Peter Lord, Jeff Newitt Guión: Gideon Defoe Música: Theodore Shapiro Howard Distribuidora: Sony Fecha de Estreno: 17/08/2012